La mayoría de las diferencias en la mortalidad perinatal, neonatal, infantil y de menores de 5 años en América Latina y el Caribe están relacionadas con la riqueza y la educación de la madre, más que con la residencia rural o urbana. Así lo evidencia el Informe sobre Equidad en Salud 2016, un estudio analítico de las estadísticas de salud de la región que deja de lado los promedios nacionales y profundiza en la revisión de las variables sociales y económicas que se relacionan con el estado de salud de las madres, niños, niñas y adolescentes más desfavorecidos en América Latina.