Iranelda tiene 16 años y dio a luz a su primer hijo. Nació muerto. Esta es su historia, que refleja la importancia de la atención materno-infantil especialmente durante los primeros mil días de vida del bebé, desde su concepción.

Sólo el 50% de las mujeres de los estratos económicos más bajos reciben atención calificada durante el parto.

La historia de Iranelda no es aislada. Cada día, miles de niños, niñas y mujeres mueren durante el parto por causas 100% prevenibles.