La Declaración de Panamá es un compromiso que surgió durante la reunión regional “Una promesa renovada para las Américas: reducir las inequidades en salud reproductiva, materna e infantil” , que se realizó en la Ciudad de Panamá, los días 10 al 12 de septiembre del 2013, con la participación de representantes de organismos multilaterales y bilaterales, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, sector privado, organizaciones religiosas, otras instituciones y medios de comunicación, y más de 275 delegados de más de 30 países en América Latina y el Caribe.

Los Gobiernos y las organizaciones firmantes renovaron su promesa de procurar reducir las inequidades en lo referente a los resultados de salud reproductiva y de salud de la madre, el recién nacido, el niño y el adolescente en la región.